La educación secundaria para Huéscar. El CLA, 1960

La educación secundaria para Huéscar. El CLA, 1960

En 1960, Francisca Bustos trabajó con empeño para aunar esfuerzos y voluntades, a fin de reunir las condiciones exigidas para la concesión del Colegio Libre Adaptado (CLA)  para la localidad.  De esta manera, los jóvenes de Huéscar pudieron tener acceso a los estudios de Bachillerato. El CLA comenzó en el curso 1960-1961, en las dependencias del antiguo cuartel.

 

Antes del año 1960 un dicho popular oscense decía ‘El agua de Montilla, no da ingenieros’. Tal y como se encargo de recordar el alcalde de Huéscar, Agustín Gallego, sin embargo hoy y desde hace 50 años, todo es muy diferente, hay ingenieros oscenses, médicos, jueces, profesores y los estudiantes que han pasado por el IES La Sagra han desempeñado muchas otras profesiones.

Si bien, el camino no fue fácil. En el año 1960 se publicó un decreto que regulada los llamados Colegios Libres Adoptados, que eran centros de enseñanzas medias, dependientes de otros institutos. Los centros eran de titularidad municipal, siendo los ayuntamientos los responsables de ceder los edificios y cargar con su mantenimiento, y ser los responsables jurídica y económicamente. También tenían que correr con los gastos de seguros sociales y mutualidades, e incluso pagar los desplazamientos de los tribunales que realizaban los exámenes en la localidad.

En Huéscar, fue doña Francisca Bustos quien viajó a Madrid y logró traerse la autorización para crear un Colegio Libre Adoptado dependiente del Instituto Nacional de Enseñanza Media Padre Suárez de Granada. Se llamó Nuestra Señora del Pilar y comenzó su fructífero caminar el día 12 de octubre del 1960 en un viejo edificio.

El alcalde de Huéscar, en aquella época era Claudio Penalva, apoyó la creación de un Centro Libre Adaptado para Huéscar y comarca. Los locales fueron cedidos, provisionalmente y en horas compatibles con sus horarios docentes, por la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos, para las clases de la mañana, y por el Grupo Escolar Natalio Rivas a partir de las cinco de la tarde. Pero casi todo hubiera seguido igual, si Francisca Bustos no hubiera logrado conseguir becas, para aquellos alumnos cuyas familias no tenían posibilidades económicas para estudiar. Fue el segundo gran logro de esta catedrática de Ciencias. Cuyo recuerdo estuvo muy presente durante la clausura de los actos del 50 aniversario.

Desde el curso del 1961 al 65, las clases se impartieron en el antiguo Cuartel de la Guardia Civil, y en septiembre del 1965, se construyó el edificio actual, en un lugar magníficamente situado frente a unos de los mejores y más grandes parques de la provincia.

(Fragmento de la noticia publicada en el Diario Ideal de Granada con motivo del 50 Aniversario del IES La Sara)

 

En Madrid, en el Ministerio de Educación, octubre de 1960, Doña Paquita consigue las 100 Becas del Plan de Igualdad de Oportunidades (PIO) para Huéscar:

-Vengo por las cien becas del Plan de Igualdad de Oportunidades, las becas PIO.

– Señora, usted no se puede llevar las cien becas PIO, son becas para todo el territorio español.

– Compruebe, por favor, cómo solo la ciudad de Huéscar cumple en este mes de octubre de 1960 con todos los requisitos de apertura efectiva del Colegio Libre Adoptado, por tanto, es el único CLA que puede recibir estas ayudas para el estudio.

Fue un éxito de la ciudad de Huéscar, que consiguió ponerse de acuerdo, tener visión de futuro.

Directora del Grupo Escolar Natalio Rivas de Huéscar, 1958

Directora del Grupo Escolar Natalio Rivas de Huéscar, 1958

Tras unas oposiciones al Cuerpo Nacional de Directores, y después de dos años de prácticas en El Colegio de Cuevas de Almanzora, comienza su trayectoria como Directora del Colegio Natalio Rivas, en 1958, que había sido inaugurado en 1956.

Maestras del Grupo Escolar Natalio Rivas, en 1958.

 

 

https://blogsaverroes.juntadeandalucia.es/franciscabustos/2018/03/02/primer-comedor-escolar-en-huescar/

Oposiciones a Directora de Grupo Escolar, 1957

Oposiciones a Directora de Grupo Escolar, 1957

Tras unas oposiciones al Cuerpo Nacional de Directores, y después de un año de prácticas en El Colegio de Cuevas de Almanzora, comienza su trayectoria como Directora del Colegio Natalio Rivas, en 1958.

Su marido, Antonio Iriarte -también farmacéutico-, que impulsó siempre su trayectoria profesional (y la quiso y la admiró siempre, profundamente), se quedó con cuatro niños pequeños en casa, y al frente de la Farmacia, mientras doña Paquita completaba sus prácticas en Cuevas de Almanzora.

Vuelta a Huéscar, 1944. Maestra y farmacéutica

Vuelta a Huéscar, 1944. Maestra y farmacéutica

Su hermana, Carmen Bustos, dos años mayor que ella. Había estudiado Farmacia y Magisterio. Esta es su clase de niñas, en 1935.

En julio de 1944 fallece su hermana Carmen, que era maestra en las Escuelas Graduadas de la calle Nueva y la titular de la Farmacia de la calle Comercio.

En la Residencia de Estudiantes de Madrid, 1936

En la Residencia de Estudiantes de Madrid, 1936

Mujeres en vanguardia

       En 1936 marchó a Madrid para prepararse unas oposiciones, y se alojó en la Residencia de Estudiantes. El contacto con las ideas de la Institución Libre de Enseñanza le hizo reafirmarse en la idea, que ya le había trasmitido su padre, de la importancia de la educación y de su responsabilidad de contribuir a ella con su tarea de maestra y profesora.   En la Residencia -femenina- de Estudiantes conoció a María de Maeztu, a Laura de los Ríos e Isabel García Lorca, entre otras mujeres de vanguardia, con las que convivió y muy posiblemente compartió ideales.  Aquel grupo de mujeres se proponía emprender, en su zona de trabajo, “acciones pedagógicas, científicas, culturales y humanistas, para conseguir la renovación de la época; por eso, ponían el acento en la formación y en la dignificación del Magisterio”. (Lemus, 2016. 10). 

Con el estallido de la Guerra, Paquita tuvo que abandonar la residencia en agosto de 1936 para incorporarse a su puesto de profesora en Caravaca.  

 

Enlace a la web Mujeres en vanguadia. La Residencia de Estudiantes femenina en su centenario.

Libros:

Renovación en las aulas. La Institución Libre de Enseñanza en Andalucía.

Encarnación Lemus López (coord).

Ed. Centros de Estudios Andaluces. Consejería de Educación

_____________

Mujeres en vanguardia (Catálogo)

La clase de Química en la UGR. Prof. Jesús Yoldi

Universidad, 1929-1934

La clase de Química en la UGR. Promoción 1929-1934

El profesor Jesús Yoldi recibiendo al Nobel de Física Pieter Zeeman en Granada, 1928.

El profesor Jesús Yoldi con sus alumnos de Química orgánica: promoción de 1929-1934. En el centro,  su alumna, Francisca Bustos, destaca por su inteligencia y capacidad de trabajo, además, por ser la única mujer durante los cinco años de la licenciatura.

En 1931, cuando la Premio Nobel de Química, Marie Curie, visitó Granada, el profesor Jesús Yoldi, invitó a sus alumnos a recibirlas. Francisca Bustos, la única chica de la clase, acompañó en el paseo por la Alhambra a Madame Curie y su hija Eva.

Jesús Yoldi Bereau

Jesús Yoldi, profesor de Química de Francisca Bustos.

Infancia y adolescencia, 1913-1929

Infancia y adolescencia, 1913-1929

Estudia en casa junto con su hermana mayor, Carmen, con el director de las Escuelas Graduadas. Se examina cada curso en Granada, en régimen de enseñanza libre. En 1928, consigue el Premio Extraordinario de Bachillerato, así como la reválida de acceso a la Universidad. En un contexto en el que suponía una excepción que las mujeres accedieran a la enseñanza superior, ella y su hermana entraron en la Universidad de Granada, matriculándose Paquita en la Facultad de Ciencias y su hermana Carmen en la Facultad de Farmacia.


Institución Libre de Enseñanza

Francisco Giner de los Ríos. Fundador de la Institución Libre de Enseñanza (la ILE).

Enlace a la Fundación Giner de los Ríos

 

Francisca Bustos nace en 1913

Francisca Bustos nace en 1913, en Huéscar

María Francisca Bustos nace en Huéscar en 1913; hija de Pedro Bustos, médico forense, y de Matilde Jiménez. Estudia en casa junto con su hermana mayor, Carmen, con el director de las Escuelas Graduadas.

Su padre, Pedro Bustos

       Fue decisiva para Paquita y sus hermanos la educación y el influjo de su padre, un hombre inteligente, de espíritu abierto, íntegro, que trasmitió a sus hijos los valores de superación, esfuerzo y responsabilidad. Adelantado a su tiempo, consideraba la educación y el estudio como medio para para perfeccionar a los individuos y mejorar el mundo, sin hacer distinción de género. Convencido de esta idea, la puso en práctica en su propia familia, proporcionando a su hijo e hijas las mismas oportunidades para estudiar y formarse, y teniendo, con todos, las mismas exigencias, en este aspecto.